AFTER 1 Y 2 DE ANNA TODD

Estoy indignada. Bueno, indignada no es la palabra, estoy cabreadísima. Voy a escribir lo que me viene a la cabeza en este momento, así que sabe dios qué saldrá de aquí.

Me he tragado dos (DOS) libros de esta espeluznante saga, por el bombo que se le daba en la red y las críticas tan buenas que tenía. (No sopilers reseñables, tampoco pasa mucho y la trama es tan idiota que no hay nada que spoilear relevante)

Y me encuentro una oda a la violencia de género (por ambas partes, que aquí no se salva ninguno de los dos), a las relaciones tóxicas, a los comportamientos completamente aleatorios e imperdonables, al maltrato psicológico, a la dependencia emocional, al no saber estar solo y demás, que acojona lo suyo.

Si esto es lo que nos venden como “una preciosa historia de amor infinito” apaga y vámonos. Mas sorprendente aún es que esto vaya dirigido a un público concreto, que puede ver amor en porquería semejante, y lo que es peor, quizá estarlo viviendo y pensar que es porque “se quieren”, en vez de salir huyendo sin mirar atrás antes de que la cosa pase a mayores y acaben ambos matándose (literalmente).

Nos encontramos así de primeras con un especímen (Hardin), que lo tiene todo. Es controlador, posesivo, agresivo, dominante y completamente nauseabundo, que simplemente se merece siete palizas y estar en la cárcel.

Pero es que Tessa no se queda atrás.

Tessa es un jodido maremágnum de inseguridad y estupidez, y que la autora, en un ridículo intento de hacernos creer que no es una mujer maltratada, (y bastante gilipollas) sino que es luchadora y fuerte, pone pensamientos en su cabeza del tipo de “no voy a dejar que me controle, no voy a dejar que me hunda, voy a tener respeto por mi misma”.

Todos esos pensamientos se van por el desagüe cuando por mas perrerías que le hace Hardin, que destroza todo lo que ve, que se pega con todo hombre que se acerca a ella, le miente y le insulta…..Ella vuelve a por mas. ¿Mujer luchadora? JA. Es una ameba, absurda y completamente surrealista, que además sabiendo la bomba de relojería que tiene por compañero, la caga sin ton ni son en todo momento. Primero, estando con él, segundo, haciéndole caso, tercero, tocándole los cojones.

Si el comportamiento de Hardin es completamente denunciable, el de ella, de puro estúpido, es para que se quede mas sola que la una después de decirle las cosas claras a la cara y mandarla a tomar por culo.

En cuanto le viene un complejo de “no me quiere” o tiene pollo con su maltratador particular, intenta aferrarse a cualquier macho que le dedique un mínimo de atención, jodiéndoles (siempre se llevan hostias y amenazas de Hardin), mareándolos, volviéndoles locos….Y encima ellos le siguen perdonando, cuando lo que deberían decirle es “mira bonita, ahí te quedas con tus paranoias y la bestia de tu novio, a mí déjame en paz”.

Son daños colaterales de una relación tremendamente destructiva, por culpa de la subnormal de Tessa y el no menos subnormal de su novio. (Que por cierto, tienen a sus vecinos contentos con tanta bronca)

Y cuando crees que ya no se puede caer mas bajo, y Hardin acaba entre barrotes, que es donde debería estar desde un principio, por pegar a alguien (Todavía no me explico como durante tantas páginas, este pollo no ha acumulado cientos de denuncias por lesiones), ella va y suplica a un tío al que por cierto ha estado calentando la polla desde el principio de los tiempos simplemente porque no tiene ni puta idea de estar sola, y al que Hardin ha reventado la cabeza, y está en el hospital, que retire la denuncia por lesiones contra su pareja. Tócate los cojones mariloles.

Es tal el despropósito que durante miles de páginas, lo único que ocurre es lo siguiente: Se pelean (en la facultad, en casa, en casa de otros, en restaurantes, en la calle, en la fraternidad, en el coche….), se insultan, se agreden verbalmente constantemente, la protagonista llora a moco tendido, se separan, sufren, vuelven, follan, se vuelven a pelear…..Y entre pelea y folleteo, Hardin atiza a alguien, o lo rompe todo.

En otro patético intento por justificar semejante montón de morralla, por supuesto Hardin tiene traumas infantiles, y pesadillas. En vez de ir a un psicólogo a que le eche una mano, se dedica a destrozar psicológicamente a los demás, que incomprensiblemente, le quieren. Todavía desconozco el motivo. No hace más que amenazar, pegar, y ser desagradable con todo el que le rodea. También, de regalo, les suele destruir la vajilla, la pared, las vitrinas o todo lo que se le cuce en su camino.

El extremo llega a ser tan incoherente que es capaz de pegar una palizar de muerte a cualquiera, y a los dos días tomarse unas cervezas con él, y aquí no ha pasado nada.

Demencial.

Ha habido un momento, en un solo capítulo (UNO), que Hardin se está planteando cascarse con dos tíos distintos, y cuando crees que por fin se va a comportar, llega un tercero y ale, a reventarle la mandíbula.

Hay frases de poner directamente los pelos de punta, propias de un maltratador desquiciado, “lo siento, pierdo el control, soy así”. O “no quise hacerte daño a propósito, no volverá a ocurrir” (muchas veces), o “es mía y solo mía y no será de nadie mas nunca”, “voy a alejarte de todos y todos para que no me dejes”.

Ella por supuesto piensa cosas del pelo de “mi fuerza de voluntad desaparece cuando estoy con el”.

Supongo que para que no se le vaya de las manos, la autora también incide muchas veces en que “él nunca le haría daño físicamente”. No, bueno, aunque ella se lleva dos buenos empujones mientras le intenta separar de a quien sea que está pegando.

Supongo que el “nunca le haría daño psicológicamente” no cuenta. Las amenazas y el que te revienten la casa día si día también con una borrachera de escándalo supongo que tampoco cuenta.

Por cierto, que son dos pipiolos de 18 y 20 años. Tremendo.

Me asusta, realmente, leerme el tercero y el cuarto. Estoy demasiado cabreada, y estoy escribiendo esto del tirón.

Si lo hiciera, sería para hacer un artículo realmente extenso sobre esta “saga” vomitiva, y plantarle directamente una denuncia a la editorial PLANETA por publicar algo así y tener la cara dura de ganar dinero con ello, y dejar que esto lo lea público adolescente que ni siquiera quizá tiene la capaz suficiente para criticar y entender lo que desprenden sus páginas. Os lo juro, es la primera vez en mi vida que me lo planteo, y mira que soy una auténtica devoradora de libros. Ni se imaginan el daño que puede hacer esto, pero me figuro que Don Dinero lo puede todo.

En fin, disparate nauseabundo sin pies ni cabeza donde dos anormales con las hormonas revolucionadas se joden la existencia mutuamente, y joden la vida de la gente que les rodea y les aprecia “porque se quieren muchísimo”.

Y no, intercalar de vez en cuando frases de libros buenos de verdad, (la autora es tan poco imaginativa que tiene que tirar de grandes clásicos porque ella sola no es capaz de escribir eso ni apuntándole con una pistola en la cabeza), para demostrar un amor profundo, no lo salva para nada, ni conmueve a nadie que tenga mas de dos dedos de frente. Sólo provoca repulsa y rechazo y es un insulto que aparezca una sola frase de novelones de cojones en semejante montón de mierda.

Por favor os pido, no le dediqueis ni un segundo a esto, por vuestra salud mental y vuestra presión arterial.
En serio….Tessa, Hardin, Anna Todd y editorial PLANETA, iros a tomar por culo, gentuza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: