LIMPIEZA DE LA CASA Y CACHORRO DESTRUCTOR

Ahhh, me encanta el olor a resaca por la mañana.

Na, es mentira, pero de alguna manera tenía que empezar este post absurdo, y además, es cierto que tengo cierta resaquilla.

No es una de estas molonas molonas en las que parece que el mundo se va a terminar en el instante en que levantes la cabeza de la almohada, ni tampoco es una de esas resacas descafeinadas que incluso te permiten ir a trabajar, con cara gris ceniza y pocas ganas de ser amable con nadie, eso si.

Total, que tengo una resaca de un prudente término medio, ni risas ni aplausos vaya.

Y como hoy iba a estar todo el día en casita a ver si me la quitaba de encima y así a la noche podría salir a disfrutar de la última noche de fiestas de Bilbao, he decidido hacer algo útil por primera vez en toda la semana.

He echado un vistazo a mi alrededor y puedo decir sin temor a equivocarme que mi casa en estos momentos es (era, aunque algo queda), un estercolero. Sí, tal cual os lo digo.

No me juzgueis muy duramente, entre tanta fiesta y tanta gaita una no tiene tiempo para hacer las labores propias de su sexo, y además, como ya sabeis, tengo dos perras, una de ellas vieja y adorable que por no soltar casi no suelta ni pelo pa que me ahorre el trabajo de levantar una escoba, y un bicho apocalíptico cuya única misión en su (corta) vida es atormentarme.

Otra de las razones para que en mi casa haya que entrar con excavadora, es que mi madre está de vacaciones, y misteriosamente cuando mi madre se pira los enanitos mágicos que recogen la ropa suelta y sucia del suelo y la colocan en sus cajones limpia y doblada, también se piran. Algo sorprendente que tendré que estudiar mas a fondo.

Vamos por partes, primero he observado muy detenidamente la cocina, y realmente se podría hacer una tesis de cómo sobrevive una moza (de muy buen ver), soltera y maja (pero que muy maja), joven, durante un mes entero sola. (Si hay algun interesado, que me mande un correo, y después que se apunte a alcohólicos anónimos).

La encimera ni se veía (así, tal cual), bien llena de latas de cerveza, vasos con agua por la mitad, un envoltorio de pizza campofrío cuatro quesos (mucho más cojonuda que la tarradellas, ande va a parar), un paquete de bollitos de leche (mi perdición), un paquete de pan tostado (que salva la vida en cualquier situación), otro de pan bimbo (caducado, snif), platos sueltos con un cuchillo o en su defecto un tenedor encima, y una caja que no recuerdo haber comprado pero si haberme comido (estaba vacía, oh dolor), de unos ositos de bicocho rellenos de chocolate. También por supuesto, hay un rollo de papel de cocina campando por sus respetos, trapos varios y un bol con comida para perro.

Por increíble que parezca, el fregadero estaba casi vacío exceptuando un par de cucharillas (pa los petisuis de fresa), algún que otro vaso (que seguro no cabía en la encimera) y alguna cuchara.

Por el suelo lo típico de un suelo de cocina. Migas de pan, alguna mancha de vetetuasaberqué y pelusilla.

Analizando la situación, parecía mas impresionante de ver que difícil de limpiar así que he recopilado todos los artilugios necesarios para tal evento (fairy, vimm y jabón chimbo) , me he puesto un moñete (favorecedor a la par que elegante), una camiseta de ron bacardi y me he metido al lío.

Es curioso lo engañosas que son las cocinas. Cuando crees que la tienes controlada sigue saliendo porquería, y mucho más si te pones tiquismiquis y decides meterle tute también a las paredes de la susodicha y la nevera.

Podría haberme hecho la longuis y dejar todo eso para cuando vuelvan los enanitos mágicos pero ya questaba….Total, que algo que creía que me iba a llevar media hora tirando por lo alto, me ha supuesto dos horas de duro trabajo, y aún así no estoy contenta con el resultado. (¿Cuando decías que volvías, amá?)

Próxima parada (he ido por orden de habitaciones, y además primero por las puertas de la derecha), el baño.

Rápido vistazo….nada preocupante. Toallas por el suelo, papel higiénico a cascoporro hecho un montoncito en el suelo tb (al cachorro destructor le entusiasma hacerme esas jodiendas), un albornoz colgando de la ducha y poca leche más. Pan comido, he pensado (JODER, nunca aprendo), ya que el baño es igual de engañoso que la cocina pero multiplicado al cubo.

Y por qué? porque en una primera ojeada jamás te fijas en lo realmente problemático….la bañera, el lavabo y el wc.

Así que bien cargada de los utensilios utilizados anteriormente (ver párrafo cocina), y con el moñete menos en su sitio que un par de horas antes, me he desplazado a seguir con mi particular lucha contra la porquería.

Alegremente me he puesto de rodillas y he comenzado con la bañera….tres cuartos de hora más tarde, sudando, me he encontrado DENTRO de la bañera intentando quitar una mancha especialmente cara de bélmez y con menos ganas, muchas muchas menos ganas, de seguir frotando. Así se me ha quedao el brazo señores:

(Por cierto, y de paso pongo lo único interesante e ilustrativo de este post, este tío es Matthias Schlitte, que se gana la vida en campeonatos de pulso, si quereis más info, la buscais)

Total que después de dejar la bañera que se podría hacer paella dentro, y el resto del baño brillando como el sol ardiente reluciendo contra el mar  en una mañana de verano (si en el fondo soy una romántica)  me he ido pal salón y aquí si que me han entrado sudores fríos.

Dana (mi cachorro), ha decidido que el salón es la habitación mas asombrosamente destruíble de la casa. Os comento.

Encima de uno de mis sofás he localizado: Dos zapatillas de deporte (distintas, claro, pa que joder un sólo par pudiendo joderme los dos), una zapatilla de casa, un calcetín mugriento, el cartón de un rollo de papel higiénico, una cucharilla, un juguete suyo totalmente destrozado, un blok de notas mordido, una botella de batido de vainilla (vacío, eso sí) hecho trizas, huellas suyas por todas las esquinas, y pelo, mucho pelo.

En el otro sofá  la manta que pongo estaba hecha un guiñapo, medio tirada y con mas mierdas por encima.

El suelo un jodido caos, lleno de cachos de cartón de una caja que tiene a medio comer.

Como nota anecdótica, esa caja contiene un máster que pedí por internet en derecho laboral, en un momento de estos que te dan en los que realmente crees que vas a estudiarlo y que te será muy útil y blablablá, y que creo que nunca he llegado a sacarlo de allí.

Es más, acabo de mirarlo, y el cartón de la caja está ya totalmente roído y está empezando con el papel. Mi perra se va a comer mi máster, bien, bien. Así ya tengo excusa pa no estudiarlo jamás.

Quitando los miles de pedacitos de cartón por el suelo, también había más papel higiénico, envases de sabe dios que, cosas que ha ido recopilando de la basura, bolsas de plástico y demás zarandajas.

Y aquí os voy a ser sincera. No me he visto con ánimos de ponerme con el salón a fondo.

Así que he quitado las chorradas de encima de los sofás, he barrido un poco y mañana ya cuando me levante, le dedicaré el día entero (que se lo merece, os lo aseguro), porque lo que es ahora mismo….sólo de pensarlo me canso.

Resumiendo, que he decidido que estoy mucho, pero que mucho de harta de tanta limpieza, me he abierto una cerveza y voy y lo posteo. Y por qué hago esto? Pues no lo sé, para que veais que de vez en cuando (muy de vez en cuando), incluso me da por hacer cosas de estas. Que no todo en esta vida es el frikismo y las cosas raras.

Así que nada, mozos y mozas, voy a ver si me termino la san miguel (rica rica rica), y me voy a que me de el aire que ya está bien.

Un beso enorme a todos, como siempre.

PD: Ultimo día de fiestas…..tengo miedo….mucho miedo.

Anuncios

3 comentarios to “LIMPIEZA DE LA CASA Y CACHORRO DESTRUCTOR”

  1. Dani Says:

    Una casa post-fiesta como Dios manda: llena de residuos y mierda, como los pisos de estudiantes mas cerdos de la comarca. Estas hecha toda una universitaria jajaj
    Espero que la limpieza de hoy haya sido mas satisfactoria. Dale un whiskas de mi parte al bicho infernal.
    “y misteriosamente cuando mi madre se pira los enanitos mágicos que recogen la ropa suelta y sucia del suelo y la colocan en sus cajones limpia y doblada, también se piran. Algo sorprendente que tendré que estudiar mas a fondo”
    xDDDD

  2. oli Says:

    ¿Y como puede ser que mi casa, mas pequeña, sin animalucos, requiera exactamente 2 dias para dejarla limpia? (o por lo menos con suelo visible).
    El consorcio de aguas me va a dar un premio por la cantidad de lavadoras que voy ya, y volvi el domingo de las vacaciones…

  3. lenesita Says:

    Aaaamiga, porque yo la dejo “aparente”, pero no limpia de relucir XD. Esconder la mierda, creo que se llama habitualmente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: