La paradoja de las gafas rotas y tarde extraña.

Bueno, actualizo otra vez hoy (la verdad, o me paso semanas sin tocar esta cosa o no puedo parar de escribir), porque me acaba de pasar una cosa a la que todavía le estoy dando vueltas.

Veamos, os pongo en situación. Yo por regla general uso lentillas del metal (o sea, blandas, molonas y con las que ya no veo absolutamente ni cascorro), y tengo las típicas gafas del año de la polka que me vienen de vicio pa ver la tele, estar en el pc y bajar al bar a tomarme unas cervezuelas.

Pues resulta que andaba yo en el susodicho bar viendo el gran premio de Laguna Seca, con mis super gafas retro (que algún dia se volverán a poner de moda, estoy segura), y sucede la desgracia. Las gafas se me rompen. Así, sin más. Se les cae un cristal que revienta en el suelo al lao de cáscaras de cacahuetes y servilletas grasientas, y adiós muy buenas.

Y bien, no, no soy una mujer previsora y no tengo cientos de gafas con su graduación correspondiente pululando por casa, así que hoy a la tarde, desafiando el bochorno que hace y los sudores, me voy a la óptica a hacerme unas nuevas.

En teoría es muy sencillo, ¿Verdad? Hola muy buenas, se  me han jodido las gafas, quiero otras, si estas me molan, vale la semana que viene vengo a por ellas.

Pos nada, nada más lejos de mis pensamientos.

Se me acerca una amable señorita y me pregunta que qué quiero (os juro questao a punto de decir que una Big Mac, no sé por qué), y le comento mi triste historia.

A lo que me dice: ¿Tienes ficha aquí? Y yo…sí, claro. Le doy mi nombre, se pone a cotorrear mi expediente y de repente se convierte en mi madre. Os lo juro.

Me dice….es que…..vas a tener que graduarte la vista para que te hagamos unas gafas nuevas.

Y yo….¿Y eso por qué?

Y me dice: es que desde el 2004 no te has graduado la vista.

Y yo, que parezco idiota digo: ya, si con estas lentillas ya no veo absolutamente nada.

Se le multiplica el rango de madre y me dice…pues ya sabes, te tienes que estar 24 horas sin lentillas, vienes, te graduamos la vista, y te hacemos las gafas.

Y yo….perdone, es que no puedo estar 24 horas sin lentillas porque, como acabo de explicarle, NO TENGO GAFAS, por eso vengo aquí, y no quiero matarme por la calle, ni dejar de ir a trabajar porque no veré la pantalla del pc, ni nada de nada.

Y la tía con cara de circunstancias me da una solución brillante: Pues mira, te estás un día sin una lentilla, te graduamos un ojo, al día siguiente te estás sin la otra y te graduamos el otro. (Y sonríe con satisfacción la muy ladina, en plan: joder qué solución más guapa, cómo molo)

Y la menda….pero, perdone, es que eso es peor que estar sin las dos, me supone ir dos días como si me hubiera comido un tripi y pasarme aquí dos tardes de mi querida jornada intensiva.

Así que yo busco otra solución mucho más rápida, fácil y para toda la familia.

¿Y si me hace unas con la graduación que tenía en las otras? y luego pues ya veremos, me haré otras en un futuro?

Sale su complejo maternal de nuevo y dice: ah, nono, no puedo hacer eso (¿¿POR QUE NO, ASQUEROSA?? QUE MAS TE DARÁ A TI), porque esas gafas te van a salir carísimas, vas a tirar el dinero y al final te vas a tener que hacer otras después de graduarte la vista.

Y yo ya es que mestaba poniendo nerviosa, le digo…..y si no quiero graduarme la vista nunca más? ¿Y a que te refieres con carísimas? 100 euros, 200, un millón?

En fín, que la tía se ha atrincherado en que NO me hace las gafas con mi graduación del año 2004, y ha seguido insistiendo en que vaya con una lentilla sí otra no durante dos días.

Así que como no tenía nada a mano para prender fuego a la óptica, me he ido derrotada por la amable dependienta, sin gafas, sin viso de que me las quiera hacer ¿Y si me falsifico una graduación?, y craneando soluciones a tan espinoso asunto. Necesito gafas para graduarme la vista para hacerme unas gafas.

Así que llamo a mi madre, la de verdad, que es como el señor Lobo, todo soluciones la señora. Le pregunto si alguno de sus amigos tiene algunas gafas que pueda amablemente prestarme durante 24 horas para no irme pegando hostias contra las farolas.

Me pregunta si he bebido (gracias, amá, yo también te quiero), y me dice que tiene un montón, pero que no va a hacer semejante estupidez. Y me da la misma solución que le he dado yo a mi madre (la ficticia): Hazte unas con tu graduación anterior y listo. Ya te harás unas nuevas mas adelante.
Le explico que eso es imposible, porque la dependienta no me deja y me vuelve a preguntar si he bebido, para decirme después que no le cuente chorradas y para terminar con un: Y si pasas por el súper, compra una lechuga. Maldita sea.

Llamo a mi hermano, ex miope reconvertido. (Se operó). Le explico la situación a grandes rasgos y le pido algunas gafas que tenga por casa. Me entiende a la primera, pero está en Burgos. Me promete traerme unas gafas antiguas cuando se le pase la resaca que supone que va a tener.

Sigamos, me voy al súper (leer párrafo anterior, voy en búsqueda de una lechuga), y me encuentro que en vez de la simpática cajera obesa que me da cháchara cada vez que voy y que me ha robado muchas, muchas horas de mi vida, sin ninguna intención de devolverlas, hay una especie de crío con un poco de pinta de gay, o de camilo sexto o algo así.

La simpática cajera obesa siempre me llama “niña”. Este cabrón me llama “señora” y me trata de “usted”. Ganas de matar aumentando.

Y hace algo que detesto, que es darme el ticket de la compra en la mano, y ponerme encima todo el dinero, lo que hace jarto difícil guardar todo sin que se te caiga todo. ¿No os ha pasado?. Pero lo que hace más inquietante el asunto es que mientras con una mano me soltaba el ticket y detrás la pasta, con la otra me agarraba/acariciaba la mano extendida. (como si yo fuera una anciana? Intentando ligarse a la “señora”?. Ni idea, he salido de allí echando pipas con el ticket, los billetes y los céntimos sueltos bien agarraos en un puño y la lechuga de las narices amarrada con el otro .

Y para rematar todo el asunto, llego a casa y mi perra nueva, si, la pequeña, ese bicho de dos meses que tengo que vigilarle estrictamente la comida porque estuvo ingresada y todo por problemas intestinales, (dos veces), y que toma medicación, ha arramplado con una barra de pan entera que había encima de la mesa (y que ha robado). Ahora tengo un reguero de migas por toda la casa, y un perro extrañamente hinchado. Se masca la tragedia.

Ea, ya me desahogué, supongo questa noche tendré que ir a urgencias con la enana, porque se ha comido su propio peso en pan.

Un saludo desta pobre desgraciada sin gafas, con lechuga y dentro de poco con un perro intoxicado a pan.

Anuncios

6 comentarios to “La paradoja de las gafas rotas y tarde extraña.”

  1. Dani Says:

    Por un lado lameeento tu frustrante día a ciegas, pero me he despollado un rato con la historia.

    Que ingeniosas y solidarias que son las dependientas de la óptica. ¿Encima te quejas? Bueno, al menos solo es un día cegata. Y puede acompañarte alguien allí el viernes, o puedes ir con un bastán en plan Ray Charles.

    Suerte, señora.

  2. oli Says:

    Nere, no uso gafas, pero realmente me planteo desde mi insapiencia en el tema: ¿puedes ponerte las gafas de otro? ¿No te vas a marear?
    y la de la optica… esa… no te podria haber regalado aunque sea una gafas de leer? de esas de farmacia? que chunga no?

    por cierto, que tal la ensalada?? jijiji

    • lenesita Says:

      Hombre, no es lo ideal, pero entre ir cual steve wonder cualquiera y llevar unas gafas que tengan una graduación, sea cual sea (hombre, culo botella no, algo medianamente normal), pos en algo me ayudan. En vez de ser un topo, pos seré….rompetechos XD
      La ensalada cojonuda, gracias XD

  3. marimar Says:

    metele la lechuga por el retro a la de la optica.tendra ideas mas frescues.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: