LOS CONEJOS SUICIDAS Y OTRAS COSAS

Bueno, lo primero, adoro los martes, y los miercoles. Los martes los adoro porque tengo del tirón nada más llegar a casa una nueva sesion de How I Met Your Mother y de The Big Bang Theory, aunque esta última lestá comiendo terreno a HIMYM de una manera impresionante. Y los miércoles los adoro porque tengo ración de la sexta temporada de Lost. Los jueves tb me gustan, ahora que lo pienso, porque hay dos por uno en los bares de Iturribide, los viernes porque salgo, los sábados porque también salgo y los domingos porque hay liga de fútbol. Así que haciendo cábalas, el único día de la semana que no me gusta, es el lunes. Deberían dejar de existir.

Pero bueno, voy a centrarme un poco, para lo que quiero contar.

La gente en general cuando tiene un día horrible (como ha sido mi caso), de vez en cuando necesita darse un caprichito. Yo suelo afrontar mis dias asquerosos con tres opciones bien diferenciadas pero a la vez acumulables entre sí, que son:

a) Me compro alguna chorrada que no necesito pero que me apetece tener

b) Me hincho a cerveza en el bar Ayala

c) Me pongo algún juego de Playstation excepcionalmente violento y no sale uno vivo.

Como puede verse, se pueden hacer combinaciones, a con b, a con c, a+b+c, a gusto del consumidor.

Hoy me he decantado por la a, un poco combinada con la b, pero no mucho tp que tengo que reservarme para el sábado y el evento el día del tinto vinal, del que hablaré en otro momento.

Y al salir de la ofi, he ido a comprarme unas  cositas que me han entrado unas ganas imperiosas de tener:

1.- La segunda parte del comic de los Marvel Zombies

2.- El comic: Los conejos suicidas

3.- El regreso de los conejos suicidas.

Y de los puntos 2 y 3 quería comentar un par de cosas. (Del punto 1 quiero comentar un millón de cosas así que me lo reservo pa otro post)

Supongo que a estas alturas ya conoceréis todos a los conejitos suicidas, pero por si no lo sabeis son unos dibujitos de unos conejos adorables, mullidos, potxolos y dibujados mu escuetamente que por alguna razón que desconozco, quieren suicidarse.

En su día, me los encontré de puñetera casualidad navegando por internet, me reí un montón pero por lo que fuera desaparecieron de mi mente, hasta que hoy, de repente han venido de nuevo. (ostras, tendrán que ver con el día de mierda que he tenido oi??), así que ni corta ni perezosa me lanzao a la busqueda y captura de estas dos joyitas.

Aquí mi compra:

Y mi otra compra:

Y más o menos la “temática” del comic son simplemente viñetas de los conejos intentando suicidarse de las maneras más rocambolescas, bizarras y absurdas que pueden imaginarse.

Y así durante viñetas y viñetas y viñetas, las suficientes como para hacer dos libros de los que es orgullosa propietaria la menda.

Y como este, como he dicho antes, es un documento gráfico más que otra cosa, pos nada, que he tenido un día muy muy horrible así que mañana me lo curro más. Ahora me voy a meter un rato con mi segundo tomo de los marvel zombies.

Besos a todos!

Anuncios

6 comentarios to “LOS CONEJOS SUICIDAS Y OTRAS COSAS”

  1. Marimar Says:

    Joer me has hecho recordar al magnifico libro que a ti no te satisfizo demasiado “La tienda de los suicidas”de Jean Teule.Recomendable cientos por cientos.Tiene un libraco nuevo te lo copio:
    El Montespan de Jean Teulé:
    En la época del Rey Sol, tener a la esposa en el lecho del monarca constituía para los nobles una fuente de privilegios inagotable. El día en que Luis XIV puso los ojos en Madame de Montespan, en Versalles todos felicitaron al marido por su buena suerte. Sin embargo, no conocían a Louis-Henri de Pardaillan, marqués de Montespan. Gascón ardiente y apasionadamente enamorado de su esposa, Louis-Henri se lo tomó muy mal. En cuanto tuvo conocimiento de su infortunio, se vistió completamente de negro, adornó su carroza con unos cuernos enormes y emprendió una guerra despiadada contra el hombre que profanaba su matrimonio. Rechazando los honores y las prebendas, indiferente a las repetidas amenazas del monarca, a procesos, encarcelamientos, la ruina e intentos de asesinato, persiguió con su odio al hombre más poderoso del planeta con el fin de intentar recuperar a su mujer. Se requerían el talento y el sentido del humor de Jean Teulé (autor de La tienda de los suicidas) para rendir homenaje a este personaje olvidado, un hombre fuera de lo común que ha pasado a la historia como el mayor cornudo que ha dado Francia.
    Se que te interesa la historia y si recordamos algun cornudo como Montespan, mejor que mejor.
    Y para que puedas medir tu escala de desesperanzas y tentativas al suicidio te dejo esta pagina totalmente “desesperante”:
    http://sites.google.com/site/docenciamirpirpsiquiatria/jornadadocentemirpsiquiatr%C3%ADaypir.psicopa
    Tomate tu tiempo y haz valoraciones.

  2. Marimar Says:

    Por favor no te pierdas la carta suicida Caso nº 6
    mujer, 18a
    Quiero alcachofas en mi corona mortuoria fúnebre?” “¡Demasié!” “Me gusta Forges”.
    ADIOS.
    Esa si que es forma de despedirse.jajajajjajajaj.¿Tu crees que eso tiene tentativa de suicidio?

  3. Marimar Says:

    Joer y chorreando en la pagina de orgasmatrix mira que documento he encontrao de suicidios sin buscarlo.Esto es lo que tu llamas ciclico…
    http://www.orgasmatrix.com/blog/noticias/bill-thomas-suicidio/

  4. lenesita Says:

    jjajajajajaj Impresionante. Parecer ser que nos ha tocao monotemática de suicidios ultimamente. El del arte del suicidio tela telita tela. es igual que los conejitos pero en real!!!!!!

  5. Danidae Says:

    me gustaria saber el precio del comic y donde comprarlo gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: